La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

      "Encuentra el origen de la lesión, trátalo y deja que el organismo actúe" A. Taylor Still

    La Osteopatía es una terapia manual en la que se valora la estructura del individuo y sus problemas mecánicos. El osteópata re-equilibra el organismo del paciente mediante técnicas suaves adaptadas a cada paciente. La osteopatía ve al individuo como un "todo", en que estructura- emoción- fluidos pueden producir lesiones en los tejidos, que alterarán la correcta función del organismo. La osteopatía engloba diferentes y variadas técnicas, aunque todas se integran para tratar al individuo como un todo.

 

    La osteopatía ESTRUCTURAL se encarga de tratar las disfunciones músculo- esqueléticas, mediante técnicas de movilización, tratamiento de fascias o partes blandas  y ajustes o manipulaciones. Mediante la osteopatía estructural podemos tratar cualquier disfunción articular.


    La osteopatía VISCERAL se encarga de tratar todas las disfunciones de origen visceral aumentado el riego sanguíneo. Todas las vísceras del abdomen se encuentran ancladas para lograr una estabilidad; pero si existen fijaciones o alteraciones en estos sistemas de anclaje es cuando hablamos de problemas de movilidad o motilidad; por ejemplo: estreñimiento, reflujo esofágico, hernias de hiato, colon irritable, gastritis crónica. Además de alteraciones de las vísceras de la pelvis menor, como por ejemplo: reglas dolorosas, prolapsos, cicatrices post- parto, vaginismo, etc.

 

 

      La osteopatía CRANEAL se basa en el concepto de que los huesos del cráneo se mueven unos respecto a otros debido a un Movimiento Respiratorio Primario y la influencia de estos sobre el Sistema Nervioso Central, el cual está recubierto de unas membranas o meninges que recubren la columna hasta el sacro. Por eso, la osteopatía cráneo- sacra valora el ritmo de este movimiento y su influencia en las diferentes disfunciones. Además. hay que valorar que durante toda la vida, desde en nacimiento, nuestro cráneo es sometido a tensiones y traumatismos que pueden dar lugar a problemas crónicos de difícil solución para la medicina clásica. Con la osteopatía craneal podemos tratar: sinusitis, cefaleas, migrañas, problemas de insomnio, problemas en el cráneo del bebé debido a la utilización como ventosas o fórceps durante el parto, plagiocefalias, deformidades craneales, etc.

 

    Por tanto la osteopatía es un tratamiento que beneficia tanto a adultos como a niños y bebés, ya que mediante técnicas osteopáticas podemos tratar disfunciones desde los primeros días de vida. De hecho, es recomendable realizar una valoración osteopática en el primer mes de vida para valorar y tratar tensiones que podrían derivar en posibles patologías que se manifestarán, en muchos casos ya en la edad adulta.